Menú principal

Suspenso para el paro de los autónomos

paro autonomos

Los trabajadores por cuenta propia reivindicaron durante mucho tiempo su derecho a recibir prestación por desempleo. Desde hace tres años, han visto reconocida esa potestad, ya que fue cuando se realizaron los primeros pagos. Pero el paro de los autónomos no está resultando tal y como se esperaba. Y es que el porcentaje de beneficiarios es bastante bajo. Durante 2014, sólo al 36,85% de los profesionales que solicitaron esta ayuda recibieron respuesta positiva por parte de la Administración. No obstante, esta cifra es mayor que la registrada en años anteriores, cuando rondaba el 20%.

Son todavía pocos los emprendedores que pidieron acceder al paro de los autónomos. En concreto, 7.000 personas solicitaron la cuantía que les corresponde por finalizar su actividad laboral. Una cantidad muy pequeña si tenemos en cuenta que, en 2014, eran casi 624.000 los trabajadores por cuenta propia que cotizaban por esa eventualidad (algo más del 1%). Si bien son más los autónomos a los que se les otorga la prestación por desempleo, también es un hecho que son menos los que la solicitan.

Al corriente de pagos

Para poder ser beneficiario del paro para autónomos, es imprescindible que el trabajador haya cotizado para cubrir las contingencias de accidentes laborales y enfermedades profesionales o por cese de actividad. Además, es obligatorio que el empleado esté al corriente de pago de las cuotas correspondientes de la Seguridad Social (http://www.seg-social.es/Internet_1/index.htm). Asimismo, es preciso que haya cotizado, como mínimo, durante los 12 meses justamente anteriores al término de la labor.

Con ese año de cotización, el trabajador por cuenta ajena tiene derecho a dos meses de prestación. Tener entre 18 y 23 meses cotizados, otorga tres meses de paro. Es decir, que, por cada medio año más cotizado por este concepto, el autónomo recibe ayuda durante un mes. A partir de 48 meses, la duración del subsidio es de un año. La cuantía de la prestación se corresponde con el 70% de la base de cotización que haya tenido el trabajador durante el año anterior al cese de actividad.

El montante mínimo que recibe un autónomo no llega a 590 euros, mientras que el límite máximo se sitúa en casi 1.400 euros; pero sólo se les concede esta cuantía a los empleados que tienen dos o más hijos. Desde la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), destacan la necesidad de las mutuas y la Administración difundan mejor la información relativa a esta prestación para que llegue a estos trabajadores.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>