Menú principal

La crisis es terreno abonado para el acoso laboral en España

acoso laboral en España

El mobbing o acoso laboral es aquel fenómeno por el cual una persona o grupo de personas ejercen una presión y violencia psicológica extrema contra un individuo, de manera recurrente y sistemática, generalmente aprovechando una posición de superioridad y normalmente con el objetivo de que esa persona termine dejando su puesto de trabajo. El acoso laboral es uno de los males modernos del mundo del trabajo, una lacra que compete a todos combatir. En general se distinguen tres tipos de mobbing, el descendente (jefe a empleado, por simplificar), el horizontal (empleado a empleado) o el ascendente (empleado/s a jefe), si bien este último, por razones obvias, es mucho menos frecuente.

En una reciente intervención en la Universidad CEU Cardenal Herrera, el asesor del Instituto Nacional de la Seguridad Social en el terreno de la violencia y acoso psicológico en el trabajo, Iñaki Piñuel, señalaba que la crisis ha incrementado hasta en un 40% los casos de acoso laboral en España. El psicoterapeuta y también asesor del Consejo General del Poder Judicial cree que las víctimas de mobbing continuado terminan creyéndose incapaces de realizar un buen trabajo, se sienten poco valoradas hagan lo que hagan, de manera que sufren un cuadro de estrés postraumático que termina haciéndose crónico, incluso cuando abandonan el puesto de trabajo en el que experimentaron dicha violencia.

En el Código Penal de España, el acoso laboral se tipifica como un delito de torturas y contra la integridad moral de la persona. Hay una serie de factores que nos ayudan a identificar si estamos sufriendo una situación de mobbing en el trabajo: el empleado es acusado injustamente y de manera recurrente de incumplimientos-retrasos en sus tareas, al dirigirse a el la persona que ejerce el acoso emplea habitualmente un tono de voz autoritario, se excluye al profesional de reuniones o informaciones, se minusvalora públicamente el trabajo realizado, de pequeñas faltas se construyen críticas sobredimensionadas, se crean rumores sobre el empleado, se monitoriza el trabajo del profesional sin motivo alguno, se le encargan trabajos por debajo de su formación, se desarrolla una sobrecarga de trabajo…

En general, siempre que el empleado identifique que se le humilla, presiona y minusvalora de manera recurrente, prolongada e injustificada, más allá de lo que puede ser una percepción personal, estamos ante un caso de acoso laboral, que es necesario combatir y atajar de raíz. En esta página se te ofrecen una serie de consejos de actuación si crees que estás siendo víctima de mobbing.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>