Menú principal

Cómo actuar ante un caso de mobbing

cómo actuar ante un caso de mobbing

El mobbing es el acoso constante que puede sufrir una persona por alguno de sus compañeros de trabajo, bien descalificando su compromiso laboral, sus capacidades o su honestidad, entre otros. Normalmente, las personas acosadas no se toman las cosas demasiado en serio al principio, pero cuando el acoso se va haciendo cada vez más intenso y menos espaciado la cosa puede cambiar y ponerse seria.

Por regla  general, la víctima se siente confusa porque no sabe lo que está pasando ni por qué sucede esa situación. ¿Por qué me pasa esto? ¿Cómo debo actuar? ¿Lo hacen en serio o esto es una broma de mal gusto? Estas pueden ser algunas de las preguntas que se hacen las víctimas ante esta situación que, por desgracia, se suele dar con cierta frecuencia.

¿Cómo se debe actuar en caso de mobbing?

Uno de los principales problemas que hay con el mobbing suele ser la dificultad de probar que exista un comportamiento lesivo y esto se debe a que en muchos casos no existe más prueba que el propio testimonio de la víctima; no hay evidencias físicas ni pruebas escritas ni tampoco hay testigos, porque aunque realmente los haya, no querrán comprometerse por temor a represalias.

En este caso es muy importante que la persona que sufre el mobbing ponga la situación en conocimiento del delegado de Prevención o su superior más inmediato. Otras opciones son comunicárselo a las organizaciones sindicales mediante el representante de los trabajadores.

Si el caso es muy serio, que todos lo son, se puede denunciar esta situación ante Inspección de Trabajo, siendo éste el paso previo a la judicialización del caso.

Aunque pueda parecer extraño, el apoyo psicológico puede llegar a ser determinante en estos casos dado que, según diferentes estudios y referencias de expertos, la persona que sufre el acoso psicológico en el trabajo tarda entre quince y dieciocho meses en percatarse de que algo malo le está sucediendo.

Como manera de autodefensa, muchas personas que sufren mobbing piensan que la situación “no es para tanto”, “son cosas que pasan” o “esto no va a ir a más”, engañándose a sí mismos, dado que en muchas ocasiones el acoso no se detiene hasta hacerlo de una manera brusca.

Lo que no se debe hacer es comportarse como si no pasase nada o esmerarse al máximo en el trabajo, haciendo más trabajo del que se tiene asignado o haciendo más horas, esa estrategia seguramente no funcionará y solo se empeorarán las cosas. No se puede hacer la técnica del avestruz. El hecho de no ver el problema no hará que se solucione; por eso hay que poner medidas cuanto antes y si se puede evitar llegar a juicio, mejor, aunque es un recurso que tampoco hay que dejar de lado.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>